Prótesis de Cadera Dolorosa
22658
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-22658,bridge-core-1.0.4,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

PRÓTESIS DE CADERA DOLOROSA |  REVISIÓN DE PRÓTESIS DE CADERA

Revisión de prótesis de cadera dolorosa

Como su nombre indica llamamos prótesis de cadera dolorosa a aquella prótesis que tras implantarse y haber pasado el periodo postoperatorio habitual  (este dependerá del propio paciente, patologías previas, estado de la articulación, técnica e implante utilizado, etc) persiste dolor.

 

De esta definición se deriva un hecho muy importante y es que las prótesis de cadera NO DEBEN DOLER. Es cierto que es posible que tras ponerse una, el paciente puede experimentar alguna sensación de molestias con el cambio del tiempo, posturas forzadas, la propia cicatriz, pero es rotundamente falso que una prótesis de cadera primaria duela.

¿PORQUÉ DUELE UNA PRÓTESIS DE CADERA?

Existe multitud de causas por las que una prótesis de cadera pueda doler. Si bien es cierto que la mayoría de ellas son extremadamente raras, en aquellos casos donde se desconoce la causa es necesario explorar todas las opciones posibles con el fin de dar con la causa del dolor.

 

Dentro de las causas existen dos grupos bien diferenciados, siendo muy importante diferenciarlas dado las diferentes implicaos que esto conlleva. El primer grupo seria aquel cuyo origen del dolor se encuentra en la propia cadera (causas intrínsecas) y el segundo aquel donde el dolor se encuentra fuera de la propia de la articulación de la cadera (causas extrínsecas).

 

Más adelante veremos algunas de estas causas, aunque en otras secciones se explicará mas detalladamente y de manera individual las más importantes.

Revisión de prótesis de cadera dolorosa 2

DIAGNÓSTICO DE PRÓTESIS DE CADERA DOLOROSA

Aunque parezca una broma el diagnóstico de una prótesis dolorosa de cadera es tan fácil como entrevistar aun paciente portador de una prótesis y que el paciente nos diga que esta le duele. Donde radica la verdadera dificultad es en saber la causa por la cual duele.

 

Esto cobra especial relevancia si se entiende que a pesar del mayor riesgo de complicaciones existentes que tras una artroplastia de cadera primaria, la revisión protésica actualmente presenta unos resultados muy satisfactorios en cuanto a satisfacción por parte del paciente, alivio del dolor, y recuperación funcional.

 

No obstante, para ello, es necesario conocer la causa del dolor, para que no vuelva a suceder tras la cirugía, siendo el porcentaje de buenos resultados de solo un 50% cuando se recambia una prótesis sin saber el motivo por el que esta duele.

Revisión de prótesis de cadera dolorosa

ME DUELE MI PRÓTESIS DE CADERA. ¿QUÉ HAGO?

Lo primero es consultar con el cirujano que le realizó la intervención primaria. Nadie tiene mayor conocimiento del estado de tu cadera que el cirujano que llevo a cabo la intervención ya que es el único que ha visto “en directo” dicha articulación, por lo que sin duda este será persona más indicada para saber el estado de la cadera antes y después de la implantación.

 

Dada la existencia de múltiples causas de dolor de la prótesis de cadera, y la complejidad de alguna de ellas es necesario realizar una serie de pruebas básicas para el diagnóstico de las causas más frecuentes de prótesis dolorosas.
En nuestro protocolo consideramos esencial junto con una exhaustiva historia clínica y exploración física realizar un estudio radiográfico completo, así como estudio analítico con diferentes reactantes de fase aguda. Siendo este último especialmente relevante dado que por frecuencia y por repercusión clínica la infección protésica debe ser la primera causa a descartar. Es suficiente, en la mayoría de los casos, con estas pruebas, siendo muy pocas veces necesario la realización de punciones para obtener material para cultivo microbiológico que confirme cualquier sospecha clínica.

 

Tras descartar la causa infecciosa, el estudio radiográfico junto con la exploración nos dará mucha información sobre el posible aflojamiento de la prótesis, así como ausencia de reconstrucción de la biomecánica articular. Si todas estas pruebas resultan negativas, puede ser necesario realizar otro tipo de pruebas como TAC, RMN, etc.

 

Desafortunadamente en un pequeño porcentaje de pacientes no se es capaz de diagnosticar la causa del dolor de la prótesis de cadera. En estos casos, es recomendable solicitar una segunda opinión por otro especialista que permita obtener otra visión diferente.

“La implicación de un equipo multidisciplinar altamente subespecializado en cirugía de revisión protésica es la principal clave de éxito a la hora de afrontar una revisión protésica”

Tal como hemos explicado previamente, actualmente utilizando modernas técnicas de reconstrucción, se consiguen tasas de satisfacción muy elevadas, por lo que prácticamente no existe contraindicación para el recambio de una prótesis de cadera a nivel local, quedando como principal limitación para realizar esta intervención el estado de salud de cada paciente.

 

No obstante, es importante resaltar que, si bien los resultados son satisfactorios en la inmensa mayoría de los casos, estos van a depender de la causa por la que se revise el implante.

EN QUÉ CONSISTE RECAMBIAR UNA PRÓTESIS DE CADERA.

La revisión o recambio de una prótesis de cadera dolorsa consiste en la sustitución parcial o total de alguno de los componentes protésicos. Para ello es necesario someterse a una nueva intervención quirúrgica que, aunque resulte sorprendente no difiere en gran medida de cuando se implanto la prótesis de cadera. Ahora veremos las principales diferencias:

 

Antes de la intervención de revisión de prótesis de cadera dolorosa: Prácticamente no existen ninguna diferencia respecto a la cirugía primaria. No obstante, recuerde que gran parte del existe de una revisión protésica es el diagnóstico de la causa del dolor, y este debe realizarse SIEMPRE antes de la intervención quirúrgica.

 

Durante la intervención prótesis de cadera dolorosa: Aquí es donde se aprecian el mayor número de diferencias. Dado que en las revisiones el tiempo quirúrgico es muy variable, la técnica anestésica suele variar, siendo habitual añadir a la anestesia raquídea, catéteres epidurales para prolongar su efecto siendo en algunos casos necesario realiza una anestesia general.

Una vez iniciada la cirugía esta se suele realiza por la misma incisión que se había realizado antes, siendo necesario habitualmente ampliarla. Una vez abordado la cadera, es necesario extraer la prótesis previa, pudiendo realizarse simplemente con la mano en caso de aflojamientos severos o con instrumentos especiales para aflojar implantes bien fijados que no están en una posición adecuada, siendo este un de los pasos cruciales en la cirugía de revisión.

Posteriormente se procede al reimplante de una nueva prótesis de cadera, pudiendo ser suficiente con un implante primario o necesitando modernos sistemas de reconstrucción en función del defecto, calidad ósea, etc…. Dado el enorme abanico de implantes disponibles, es muy importante tener una amplia experiencia en el uso de estos sistemas, así como prever su necesidad en la cirugía ante cualquier posible eventualidad quirúrgica.

“La cirugía de revisión puede ser una cirugía compleja, o simplemente una serie de simples pasos si esta esta correctamente planificada”.

Diferentes modelos protésicos primarios y de revisión

Diferentes modelos protésicos primarios y de revisión

Después de la intervención prótesis de cadera dolorosa: El manejo postquirúrgico es esencialmente el mismo que tras una prótesis primaria, siendo trasladado a un a unidad de recuperación y tras pasar los efectos de la anestesia posterío traslado a planta. Iniciando la deambulación tan pronto como su estado general lo permita salvo casos aislados donde se mantendrá una protección de la carga durante un determinado tiempo.

 

Tras el alta de prótesis de cadera dolorosa: La evolución tras el alta dependerá mucho del tipo de revisión. En revisiones parciales con mínima perdida ósea previa, seguirán un protocolo similar a la cirugía primaria usando dos muletas durante 2 sem y una muleta durante 4 semanas más. No obstante, en aquellas reconstrucciones complejas, especialmente a nivel acetabular puede ser necesario mantener en descarga la pierna operada hasta obtener una correcta integración (fijación) de los componentes.

COMPLICACIONES DE LA OPERACIÓN DE RECAMBIO DE UNA PRÓTESIS DE CADERA.

Cualquier proceso quirúrgico conlleva una posible complicación, siendo en el caso de la revisión protésica las mismas que la observadas en la implantación de una prótesis de cadera, no obstante, dado la mayor complejidad de esta cirugía, el porcentaje en casos de revisión es sensiblemente mayor, siendo las más frecuentes la luxación, infección y fracturas periprotésicas durante la propia intervención.

 

Para la obtención de resultados satisfactorios y disminuir el riesgo de complicaciones al mínimo, es muy importante ponerse en las manos de un equipo multidisciplinar que cuente con una elevada subespecialización en dicha patología debido a la elevada complejidad técnica que presenta ese tipo de intervenciones.

Si estas interesado en saber más sobre una causa concreta de próstesis de cadera pincha en link correspondiente o visítanos para que podamos resolver tus dudas.

¡ Estoy a su disposición para ayudarle y resolver sus dudas !

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies