Prótesis de Rodilla
21117
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-21117,bridge-core-1.0.4,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

PRÓTESIS DE RODILLA

Al igual que hemos explicado previamente en el capitulo correspondiente  de cadera, antes de plantearse ponerse una prótesis de rodilla es necesario conocer en que consiste  y que puede esperar realmente de esta cirugía.

 

En primer lugar hay que aclarar que la articulación de la rodilla a diferencia de la articulación de la cadera es una articulación que esta formada por tres huesos: el fémur, la tibia y la rotula.

Cuando hablamos de prótesis de rodilla, esto  hablamos de  la sustitución de una parte (la zona de la articulación) del hueso del fémur y de una parte del hueso de la tibia, dejando a elección del cirujano, en función de su estado la sustitución de la superficie articular  de la rotula.

 

Por tanto todas las prótesis de rodilla van a estar  compuestas por un componente femoral, un componente tibial (ambas de una aleación de diferentes metales) y una pieza de polietileno (un “plástico” especial) que va fija al componente tibial y permite el deslizamiento con el componente femoral , siendo la implantación de un componente rotuliano electivo.

 

Es necesario remarcar que, en las prótesis de rodilla, igual que en las prótesis de cadera, existen diferentes materiales protésicos, pero a diferencia de en la cadera, donde el uso de cerámicas ha demostrado presentar diferentes ventajas (aumentar la duración por menor desgaste), en la rodilla el uso de estos materiales solo ha demostrado cierta utilidad en algunos casos de alergia a metales.

Al igual que hemos visto antes visto antes cuando hablábamos de cadera, antes de plantearse ponerse una prótesis de rodilla es necesario conocer qué es realmente.

 

La rodilla, a diferencia de la cadera, está formada por tres huesos: el fémur, la tibia y la rótula.
Cuando hablamos de prótesis de rodilla, esto  implica la sustitución de una parte (la zona de la articulación) del hueso del fémur y de una parte del hueso de la tibia, dejando a elección del cirujano en función de cómo se encuentre dicha articulación la sustitución de parte de la rótula.

 

Por tanto todas las prótesis de rodilla están compuestas por un componente femoral y otro tibial (ambas de una aleación de diferentes metales) y una pieza de polietileno (un “plástico” especial) que va unida al componente tibial y permite el deslizamiento entre ambas superficies, siendo el componente rotuliano electivo.

 

Es necesario remarcar que igual que en las prótesis de cadera existen diferentes materiales protésicos. No obstante, a diferencia de lo que ocurre con la cadera, donde el uso de cerámicas ha demostrado aumentar la duración, en la rodilla el uso de estos materiales solo ha demostrado utilidad en ciertos casos de alergia a metales.

protesis-de-rodilla-dr-pablo-sanz
protesis-de-rodilla convencional-dr-pablo-sanz

Prótesis Total de Rodilla Convencional

protesis-de-rodilla-antialérgica dr-pablo-sanz-

Prótesis Total de Rodilla Antialérgica

¿CUÁNDO PONER UNA PRÓTESIS DE RODILLA?

Sin duda esta es una de las preguntas claves de todo paciente con dolor gonartrosis en su rodilla.

 

La artroplastia de rodilla es un tratamiento excelente para el dolor de rodilla  secundario a los problemas degenerativos de esta ya sean primarios (la artrosis por el envejecimiento de la articulación, o el sobre uso de esta), o secundarios como puede ser como consecuencia de necrosis avasculares , secuela de traumatismos o fracturas, infecciones, etc.

 

No obstante a diferencia de en la cadera, existen otro tipo de cirugías que se pueden realizar en pacientes jóvenes y con artrosis moderadas que le permitan retrasar la implantación de una prótesis completa de rodilla, como puede ser las osteotomías o en casos seleccionas se pueden realizar artroplastia unicompartimentales de rodilla, reemplazando solo una parte de la articulación de la rodilla.

cual es el momento para poner una prótesis de rodilla por el especialista en traumatología y cirugía ortopédica Dr. Pablo Sanz

QUÉ ESPERAR DE UNA PRÓTESIS DE RODILLA

Como ocurre con la artroplastia de cadera, la implantación de una prótesis de rodilla es un tratamiento excelente para paliar los dolores de la degeneración de la rodilla por cualquier causa.

 

Un paciente con una artrosis en la rodilla que se somete a una artroplastia de esta debe esperar una disminución muy importante  del dolor que previamente presentaba así como una marcada guanacia en su movilidad siesta estaba limitada. Pero ojo, es muy importante remarcar que el factor más importante que determina la movilidad tras una prótesis de rodilla es la movilidad previa. Es decir que un paciente con escasa movilidad que se interviene ganara movilidad, teniendo más que antes de la cirugía, pero nunca tendrá tanta como aquel paciente que se ha intervenido teniendo previamente una movilidad normal.

Paciente muy voluntarioso que muestra lo bien que se encuentra los 6 meses de ponerse una PTR en la rodilla izquierda

Tras ser intervenido de una artroplastia cualquier paciente podrá hacer la mayoría de las actividades que realizaba previamente, pudiendo realizar casi cualquier actividad deportiva (natación, bicicleta, golf, paddle, tenis, esquí…).

 

No estando recomendando realizar “running” u otras actividades consideradas de impacto (fútbol, baloncesto, etc) porque disminuyen la vida útil de la prótesis implantada.

A la izquierda, paciente muy voluntarioso que muestra lo bien que se encuentra los 6 meses de ponerse una Prótesis Total de Rodilla en la rodilla izquierda.

¿SOY MUY JOVEN PARA OPERARME DE PRÓTESIS DE RODILLA?

Desafortunadamente las lesiones articulares, incluso las degenerativas (artrosis) no suelen tener en consideración la edad de los pacientes, lo que, asociado a la mayor actividad de la sociedad, sea cada ve más frecuente observar pacientes jóvenes con artrosis en las rodillas.

 

Si bien es cierto que la artroplastia de rodilla se puede realizar tal como hemos comentado con la cadera a cualquier edad, esperando unos resultados satisfactorios, a diferencia de la cadera, en la rodilla existe diferentes alternativas quirúrgicas que permiten obtener soluciones a los cambios degenerativos moderados en pacientes jóvenes o muy activos, como son las osteotomías o las artroplastias unicompartimentales. Ambas permiten realizar una vida normal en dichos pacientes, con cirugías menos agresivas y periodos de recuperación inferiores.

 

Si estas interesado en saber más sobre cualquier de estas dos técnicas, entra en el menú más abajo.

Imagen escopia intraquirúgica osteotomía de apertura tibial

Imagen escopia intraquirúgica osteotomía de apertura tibial

Imagen radiográfica artroplastia unicompartimental de rodilla

Imagen radiográfica artroplastia unicompartimental de rodilla

¿SOY MUY MAYOR PARA OPERARME DE PRÓTESIS DE RODILLA?

En este caso la respuesta es calcada a la que damos cuando la artrosis afecta a la cadera. Siempre que la condición médica lo permita, y el paciente tenga una patología (artrosis)  que justifique la intervención, estará indicada la cirugía.

 

Nosotros pensamos que actualmente no esta justificado el condenar a alguien a pasar dolores y tener una menor calidad de vida solo por su edad. No obstante, en paciente de elevada edad o pluripatológicos es necesario un correcto manejo multidisciplinar entre los diferentes especialistas (cirujanos, anestesistas, geriatras, etc) para disminuir al mínimo las posibles complicaciones.

prótesis de rodilla. ¿soy muy mayor para operarme? por el especialista en cirugía ortopédica Dr. Pablo Sanz

¿CÓMO SERÁ EL PROCESO DE LA CIRUGÍA DE PRÓTESIS DE RODILLA?

Tal como ya he expresado previamente, es fundamental que el paciente sea conocedor de todo el proceso por el que va a ser sometido en una cirugía de prótesis de rodilla, para tratar de disminuir la ansiedad que conlleva toda intervención, mejorar el control de cualquier posible dolor y en resumen conseguir una recuperación lo más precoz posible.

 

Para ello dividiremos el proceso en si en un antes-durante y después de la intervención:

 

Antes de la intervención de prótesis de rodilla:


Una vez decidid@ a intervenirse, se le solicitará unas pruebas médicas necesarias para que un anestesista pueda valorar su situación prequirúgica. Estas pruebas consisten en un electrocardiograma una analítica y una rx de tórax.

 

Durante la intervención de la intervención de prótesis de rodilla:

 

El día de la cirugía ingresara en el Hospital el mismo día de la intervención. Ya en quirófano, antes de pasar a este, se le realizarán unas preguntas por el anestesista y por el equipo quirúrgico, para comprobar que todo esta según lo planificado. Una vez realizada esta comprobación rutinaria, pasará al quirófano donde el anestesista realizará la anestesia que haya acordado con usted previamente, siendo esta en más del 90% una anestesia raquídea (similar a la que se utiliza en embarazadas) anestesiándole solo de cintura para abajo. En caso de usted solicitarlo, se le administrará medicación para que durante la intervención para que se pueda dormir y no enterarse del proceso. El tiempo de intervención es muy variable, siendo habitualmente de 1 hora desde el comienzo de esta.

 

Después de la intervención de prótesis de rodilla:

 

Tras la intervención será trasladado a la unidad de recuperación postquirúrgica donde estará hasta que se recupere de la anestesia. Una vez recuperada el control y sensibilidad de ambas piernas, se subirá a su habitación donde se le permitirá iniciar la ingesta de alimentos a las 4 horas aproximadamente de la cirugía, permitiéndole sentarse desde el principio si así lo desea. A las 24 horas se le permitirá iniciar la deambulación con la ayuda de dos bastones, siendo necesario la utilización de una media de compresión para disminuir el riesgo de trombosis en la pierna intervenida. En algunos pacientes, este proceso puede realizarse la misma tarde de la cirugía. Es importante desde que se empiece a recuperar el control de las piernas, hacer ejercicios de flexo-extensión de estas para iniciar la recuperación muscular. Junto con el inicio de la deambulación se enseñaran una serie de ejercicios enfocados en recuperar cuanto antes el rango de movilidad.   El tiempo de hospitalización medio es de unos 3-4 días, permitiéndole marcharse a casa deambulando con la ayuda dos muletas, animándolo a caminar y subir escaleras en la medida de lo posible.

 

Tras el alta de prótesis de rodilla:

 

Habitualmente necesitara dos muletas para la deambulación unas 2 sem y solo una muleta 2-4 semanas más, no obstante, es posible retirarlas antes si se obtiene un adecuado control muscular antes. Una vez retiradas las suturas a las dos semanas, se podrá montar en bicicleta estática o nadar en una piscina para recuperar el tono muscular. La conducción se permite dependiendo de la pierna intervenida y el tipo de vehículo entre las 2-6 semanas de la intervención.  La reincorporación laboral depende mucho del propio paciente, siendo lo habitual que ocurra entre alrededor de las 12 semanas de la intervención para la mayoría de los trabajos, no obstante si existe voluntad y el trabajo lo permite esta puede acelerarse significativamente.

¿QUÉ ACTIVIDAD PODRÉ HACER CON UNA PRÓTESIS DE RODILLA?

Actualmente las prótesis permiten realizar una vida normal pudiendo realizar la mayoría de las actividades deportivas que se realizaban previamente, incluso algunas consideradas previamente poco recomendables como son el esquí o el paddle. NO obstante, siempre se debe evitar en la medida de lo posible actividades de impacto como son correr, fútbol, baloncesto, etc. que pueden poner en riesgo la supervivencia del implante.

¿Qué actividad podré hacer tras implantarme un prótesis de rodilla?

¿EXISTE ALGUNA COMPLICACIÓN CON LAS PRÓTESIS DE RODILLA?

Desafortunadamente cualquier proceso quirúrgico conlleva un potencial riesgo de complicación. Existe varias posibilidades, pero la inmensa mayoría de ellas son excepcionales (<1%). No obstante, es importante tener en cuenta que el temido riesgo de infección curre en el 1-3% de los casos. Aunque si bien la curación de las infecciones es de  mas de un 85%, esta se consigue mediante diferentes técnicas quirúrgicas-

 

Otras complicaciones menos frecuentes son la inestabilidad protésica (fallo en los ligamentos), el aflojamiento de algún componente de la prótesis (habitualmente debido a un amala selección del implante o una  inadecuada técnica quirúrgica y en menor medida por factores del propio paciente). Aunque posiblemente la complicación más frecuente tras ponerse una prótesis de rodilla es la persistencia del dolor pudiendo ser la causas múltiples (mala indicación, prótesis mal puesta, infección, etc).

 

Si necesitas saber porque duelen las prótesis de rodilla y que hacer para solucionarlo, no dejes de visitar la sección correspondiente.

¡ Estoy a su disposición para ayudarle y resolver sus dudas !

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies